JOB Y RICHO CASTRO SON OBJETOS PARA AMBICIÓN DE SOTO LATIGO 1

JOB Y RICHO CASTRO SON OBJETOS PARA AMBICIÓN DE SOTO LATIGO

POLÍTICA

06 de abril del 2021.- Alejandro Soto Látigo, coordinador estatal de Redes Sociales Progresistas (RSP), asociación afín a la izquierda y con raíces priistas, busca consolidar su apetito político valiéndose de perfiles ciudadanos a las alcaldías de diversos municipios, entre estos Irapuato, y así amarrar una diputación por la vía plurinominal.

Polo Mireles por Celaya, Carlos Naranjo por Villagrán,  Maricruz Mata en Cortazar, Job Gallardo por Abasolo y Richo Castro por Irapuato, son los llamados perfiles ciudadanos,  en los cuales Soto Latigo, vió la oportunidad de lograr sus aspiraciones personales.

Sumado a lo anterior,  juega con otra carta para saciar esa ambición política, impulsando a su esposa Coral Valencia quien busca la alcaldía de Salamanca por el Partido Revolucionario Institucional.

El coordinador estatal Alejandro Soto Látigo, quien se amasó fortuna desde la Dirección de Desarrollo Social en PEMEX en el sexenio de Enrique Peña Nieto encontró en estos candidatos y candidatas los objetos perfectos para consolidar su apetito personal de llegar a un plurinominal.

Soto Látigo, presume al Presidente Nacional del Partido que, en Guanajuato, Redes Sociales Progresistas cuenta con todo el entusiasmo, preparación y juventud para dar la batalla en el proceso electoral de 2021.

Dijo que: “ya nos dimos cuenta de que no saben gobernar y aquí nosotros planeamos soluciones y tendremos a las y los mejores candidatos, porque somos hombres libres, limpios, la sociedad nos ve bien en los municipios, no tenemos cola que nos pisen, somos gente de bien, de trabajo y por eso les digo que Redes Sociales Progresistas sacará la victoria en el 2021”.

Una asociación con la intención de formar un nuevo partido político llamado Redes Sociales Progresistas (RSP) apareció en la escena pública de la mano de René Fujiwara y Fernando González, nieto y yerno, respectivamente, de la ex líder magisterial, Elba Esther Gordillo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *